¿Mi proveedor de tecnología es realmente mi aliado?

A la hora de contratar un proveedor de infraestructura tecnológica, muchas veces la tarea se rige por el costo que representa obtener la solución a una necesidad puntual. Al tomar una decisión bajo este concepto, se puede caer en el riesgo de haber adquirido un recurso de valor agregado limitado o nulo, o peor aún, que finalmente no cumpla con las expectativas para las que fue contratado inicialmente.

Es aquí cuando detectar las diferencias de un vendedor de tecnología frente a un aliado estratégico en tecnología cobra relevancia dado que mientras el primero se limita a ofrecer un portafolio de servicios a manera de compra-venta y en el mejor de los casos ofrecerá un servicio otorgando un descuento o un simple beneficio económico, el segundo representará más que simples relaciones transaccionales de compra-venta ya que contribuirá con el crecimiento de su cliente a través del servicio que presta lo que se traduce en mejores utilidades, esto, basándose en el principio de que una alianza es desarrollo y beneficio mutuo de las partes.

Y es que un aliado entiende qué es lo que necesita su cliente y en función de eso, estructura la alianza al entregar su propuesta de valor. Un aliado se pregunta sobre qué le puede aportar a su consumidor y por tanto se adueña de sus necesidades para que al final del ejercicio haya una recompensa para estos esfuerzos: un cliente que surge de una alianza se siente orgulloso de recomendar, porque hay un compromiso de apoyo recíproco y de confianza inquebrantable.

Sucede que un aliado tecnológico puede llegar a ser la columna vertebral operativa de su cliente porque la calidad de los servicios de éste va de la mano con el servicio que él mismo entrega, de modo que la seguridad que perciben los consumidores finales depende en gran medida del portafolio, escalable y flexible, de la infraestructura producto de la alianza pactada.

Es meta para LUMA ser esta figura, la de un aliado estratégico para su compañía, porque a través de nuestras soluciones, damos respuesta a las necesidades específicas de su organización ofreciendo servicios integrales de infraestructura cloud y onpremise, consultoría, diseño, soporte y mantenimiento de estas soluciones, posicionándonos para llegar a más clientes y ampliar la oferta convirtiéndonos en un proveedor de servicios prospero al acelerar la respuesta de comercialización, solventar los requisitos complejos de nuestros clientes y finalmente reducir costos en capex. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Welcome banner image

A la hora de contratar un proveedor de infraestructura tecnológica, muchas veces la tarea se rige por el costo que representa obtener la solución a una necesidad puntual. Al tomar una decisión bajo este concepto, se puede caer en el riesgo de haber adquirido un recurso de valor agregado limitado o nulo, o peor aún, que finalmente no cumpla con las expectativas para las que fue contratado inicialmente.

Es aquí cuando detectar las diferencias de un vendedor de tecnología frente a un aliado estratégico en tecnología cobra relevancia dado que mientras el primero se limita a ofrecer un portafolio de servicios a manera de compra-venta y en el mejor de los casos ofrecerá un servicio otorgando un descuento o un simple beneficio económico, el segundo representará más que simples relaciones transaccionales de compra-venta ya que contribuirá con el crecimiento de su cliente a través del servicio que presta lo que se traduce en mejores utilidades, esto, basándose en el principio de que una alianza es desarrollo y beneficio mutuo de las partes.

Y es que un aliado entiende qué es lo que necesita su cliente y en función de eso, estructura la alianza al entregar su propuesta de valor. Un aliado se pregunta sobre qué le puede aportar a su consumidor y por tanto se adueña de sus necesidades para que al final del ejercicio haya una recompensa para estos esfuerzos: un cliente que surge de una alianza se siente orgulloso de recomendar, porque hay un compromiso de apoyo recíproco y de confianza inquebrantable.

Sucede que un aliado tecnológico puede llegar a ser la columna vertebral operativa de su cliente porque la calidad de los servicios de éste va de la mano con el servicio que él mismo entrega, de modo que la seguridad que perciben los consumidores finales depende en gran medida del portafolio, escalable y flexible, de la infraestructura producto de la alianza pactada.

Es meta para LUMA ser esta figura, la de un aliado estratégico para su compañía, porque a través de nuestras soluciones, damos respuesta a las necesidades específicas de su organización ofreciendo servicios integrales de infraestructura cloud y onpremise, consultoría, diseño, soporte y mantenimiento de estas soluciones, posicionándonos para llegar a más clientes y ampliar la oferta convirtiéndonos en un proveedor de servicios prospero al acelerar la respuesta de comercialización, solventar los requisitos complejos de nuestros clientes y finalmente reducir costos en capex. 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.